¡ RECIENTE ! Hasta que el Cuerpo Aguante del 18 de ENERO de 2019

Hasta que el Cuerpo Aguante Radio 24 horas on line

Vea lo que pasa en Cabina en vivo Estéreo Mendel

Visite nuestro sitio en la WEB

lunes, 14 de enero de 2019

MENÚ PARA EL PROGRAMA DEL VIERNES 18 DE ENERO DE 2019

MENÚ PARA EL PROGRAMA DEL VIERNES 18 DE ENERO DE 2019
* Recordaremos a Claudio Estrada, compositor y guitarrista, fallecido hace 35 años
* Juan García Esquivel nació hace 101 años, quien se refirió a su estilo como música sonorámica
* Además, Hace 25 años murió Juan S. Garrido. Presentaremos música e interpretaciones de El ciego Melquiades. José Alfredo Jiménez nació hace 93 años. Disfrutaremos del sonido de la guitarra hawaiana. En la sección La Carpa, dos novedades con Manolín y Shilinsky. Alfonso Ortiz Tirado nació hace 126 años. El bigote de Tomas, tema de Argentino Valle.

1. Este viernes recordaremos al compositor Claudio Estrada Báez, que falleció hace 35 años, el 22 de enero de 1984, a los 83 años de edad. Oiremos algunas canciones en su interpretación y también una semblanza que hace tiempo produjo Fernando Hernández, desde Jalapa, Veracruz. El compositor nació en Veracruz el 31 de julio de 1910, sin embargo, el compositor decía que había nacido en ese estado por mera casualidad, pero fue registrado en la Ciudad de México. Compuso su primera canción en 1929. Según datos de la SACM, en 1930 conoció a Mario del Valle y con él formó un dueto y empezaron a trabajar en la carpa Ofelia. Tocaba su guitarra y Mario del Valle cantaba. Actuaban vestidos de gauchos. Ahí ganó su primer sueldo de artista, $2.50 En ese lugar alternó con María Victoria, El Chicote, Palillo y Clavillazo, entre muchos otros. Un año más tarde, en 1931, llegó a esa carpa Mario Moreno. De él Claudio expresaba "un jovencito muy respetuoso y simpático, con muchas ganas de trabajar". Entre Cantinflas y él surgió una bella amistad. Con el tiempo, Don José Fustenberg mandó construir el teatro Follies, donde trabajaría Cantinflas, y llamó a Claudio para que le hiciera canciones para unas revistas. Una de sus grandes cualidades fue el virtuosismo con que llegó a tocar la guitarra, instrumento que fue su pasión. De su facilidad para tocar la guitarra se dice que de niño observaba las pisadas, corría a su casa, arrancaba un diente a un peine de carey, descolgaba la guitarra de su padre e intentaba repetir las melodías como las había escuchado. Su imaginación se desbordaba, amaba la lira, la abrazaba, tocaba las cuerdas en el traste, con la punta de los dedos golpeaba la caja. Esto lo hacía doblemente artista. Entre sus canciones destacan “Ojos traviesos”, “Albricias”, “Contigo”, “Todavía no me muero”, “Una traición” y otras.

2. Escribe Ricardo Lugo Viñas que a Juan García Esquivel era común verlo por las noches, a mediados de los años sesenta, llegar en su límpido Cadillac rojo al Stardust, un prestigioso hotel y casino de Las Vegas. Frank Sinatra lo había invitado a que preparara un espectáculo para presentarlo allí, pues consideraba que todo el mundo debía escuchar esa portentosa música que no se parecía a nada antes hecho; que sonaba al espacio, a sorpresa, a otro mundo. Lo conocían como Esquivel. A su música sin parangón le llamarían de distintas maneras; por ejemplo, space-age pop. Hoy algunos lo consideran el padre de la música lounge e incluso pionero de la electrónica. Por su parte, él alguna vez se refirió a su peculiar estilo como “música sonorámica”. Su nombre completo era Juan García Esquivel. Cuando le preguntaban dónde había nacido, solía contestar sardónicamente: “Algunos dicen que vengo de Marte”. Originario de Tampico, Tamaulipas, llegó a este mundo el 20 de enero de 1918 y muy joven partió a Ciudad de México, donde estudió ingeniería electrónica en la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica del IPN. Sin embargo, lo suyo siempre fue la música. En 1934, a los dieciséis años de edad, grabó su primer disco con la actriz de cine Beatriz Ramos. Su carrera la comenzó en la estación radiofónica XEW, musicalizando el programa cómico Panzón Panseco, protagonizado por Arturo Manrique. Tremendo director de orquesta, padre de la música lounge, virtuoso pianista, Juan García Esquivel murió en enero de 2002, en su casa de descanso en Jiutepec, Morelos. Hoy es un músico de culto en todo el mundo y vale la pena recordarlo a cien años de su nacimiento. (Fuente: El artículo “Esquivel” del autor Ricardo Lugo Viñas, se publicó en Relatos e Historias en México número 117).

3. Este viernes presentaremos joyas musicales en la voz de la bolerista Lupita Alday. La bolerista poblana Lupita Alday nació en 1922 y falleció el 24 de septiembre de 1994. María Guadalupe Alday, su nombre correcto, nació en Izúcar de Matamoros, Puebla. Según Héctor Madera Ferrón, Lupita Alday era secretaria ejecutiva y a principios de los años cuarenta decidió irse al Distrito Federal para participar en un concurso que organizó la brillantina Glostora y en el que se pretendía encontrar una nueva intérprete de Agustín Lara. Con la canción “Bendita palabra” resultó ganadora en el año de 1942. A partir de ese momento comenzaron sus giras, programas de radio en la XEW, centros nocturnos y teatros. Lupita Alday fue contratada para actuar en Cuba porque gracias a la radio ya era muy conocida en la isla. El empresario cubano Gaspar Pumarejo fue quien le puso el nombre de “La voz que enamora” y así era anunciada en la le emisora de radio cubana CMQ. Como todas las cancionistas guapas de la época, Alday participó en el cine mexicano, en alguna película que con algún pretexto incluía números musicales. Manuel Bauche Alcalde afirmaba sobre Alday: “Es la voz que nos trae los amores idos, la ilusión perdida, todo lo que nos perfuma el alma y llena de suspiro. Voz que envuelve de poesía una tarde cualquiera y nos lleva a la bruma del ensueño”. (Texto e imagen: AMEF).

4. Un violinista destacado dentro de la música popular en el sur de los Estados Unidos, con fuerte influencia mexicana, es El ciego Melquiades, cuyo verdadero nombre era Melquiades Rodríguez. Grabó números vocales e instrumentales a fines de la década de 1930 en San Antonio, tocando en el estilo dominado por el violín que ya estaba pasando de moda por el público mexicano-estadounidense en el sur de Texas. También hizo algunas grabaciones después de la Segunda Guerra Mundial para otros sellos de Texas. Polkas instrumentales, dos pasos y valses en los que iba acompañado de guitarra, violoncello y cuerdas, en su mayoría de la segunda mitad de la década de 1930. Escribe Hermann Bellinghasen que un personaje peculiar de la música fronteriza es El Ciego Melquiades, muy popular en los treinta y cuarenta. Junto con Santiago Morales “El Ranchero”, El Ciego Melquiades representa el fin de una tradición; a partir de 1930 el violín comenzó a ser desplazado por el acordeón. Este Blind fiddler (violinista ciego) era muy solicitado para los bailes y las corridas de toros en el área de San Antonio. Aunque Melquiades aún grababa en 1950, poco se sabe de su vida; su música es una mezcla de la tradición violinística mexicana más o menos cultivada (cuyo prototipo fue Juventino Rosas) con el violín huasteco y el violón que acompañaba al square dance de Tennessee y Texas. Pero mientras el fiddle (violín) blanco se ha mantenido embalsamado en la música country más conservadora, y el fiddle negro, propio del blues, fue rescatado por ciertos grupos de rock (es el caso de Papa John Creach, quien tocó mucho con Jefferson Starship y Hot Tuna), el violín texano-mexicano prácticamente ha desaparecido.

5. Este viernes presentaremos el sonido de la guitarra hawaiana. El slack key es una técnica de guitarra, originaria de las islas Hawái, denominada en hawaiano kī hōʻalu.  Su nombre hace referencia a una de sus características: Partiendo de la afinación clásica de la guitarra, se «aflojan» (slacking) una o varias cuerdas, hasta formar un acorde con las cuerdas al aire, normalmente sol mayor. La época dorada del slack key abarca hasta finales de los años 1940, con músicos de renombre como Leonard Kwan, Fred Punahoa, Raymond Kâne y, sobre todo, Gabby "Pops" Pahinui, que obtuvo un gran éxito con sus grabaciones en 1947. En México se recuerdan muy bien algunas interpretaciones de canciones rancheras llevadas al disco por Pedro Infante como por ejemplo “Historia de un amor” y la clásica “Cien años”. En el libro Dicen que pasa la vida soñando, dedicado a la vida y obra de Rubén Fuentes, su autor  Alejandro Aquino y Orso Arreola destaca en sus páginas diversas anécdotas de Rubén fuentes, entre ellas podemos encontrar algo interesante sobre quien ejecuto la guitarra hawaiana en las canciones de Pedro Infante: “En el caso de Cien años, composición con letra de Alberto Cervantes fue pensada desde su origen para Pedro Infante, y marcó un hito en las producciones musicales en México por su particularidad, al incorporar instrumentos que no sólo eran ajenos al bolero, sino también al mariachi. El arreglo característico de la canción “Cien años” está hecho con una guitarra still hawaiana y una eléctrica, mismas que ejecutó Flavio Ramírez Corona miembro de las orquestas de Dámaso Pérez Prado, Juan García Esquivel y padre del comediante y artista de doblaje Flavio. La canción fue grabada en una sola toma el 3 de octubre de 1953. Hasta la fecha tiene más de cien versiones, pero sin lugar a dudas la de Pedro Infante es la más famosa”.

6. En la sección La Carpa, este viernes presentaremos un disco de 78 rpm del dueto cómico Manolín y Shilinsky. Ya hemos comentado sobre la carrera de Manuel Palacios, pero poco hemos escrito en estas páginas sobre Estanislao Shilinsky Bachanska, quien nació en Baisogala, Lituania, el 10 de agosto de 1911 y murió en la Ciudad de México, el 27 de septiembre de 1985. Fue un comediante de origen lituano, que entre 1949 y 1975 hizo el dúo Manolín y Shilinsky con Manuel Palacios Sierra. Estanislao y su hermano llegaron a México como parte de un circo ruso. Shilinsky decidió quedarse en México, donde inició su carrera cómica al unirse a la Carpa Valentina. En 1939 auxilió a Mario Moreno a lanzar a su personaje Cantinflas. Después se hizo su concuño, al casarse Shilinsky con Olga Ivanova y su hermana Valentina Ivanova con Cantinflas. Shilinsky tuvo 4 hijos, Víctor, Sergio, Olga y Eduardo Shilinsky Ivanova. Posteriormente formó una segunda familia con Margarita López Vargas (Pastora Vargas), con quien tuvo una hija de nombre María Teresa Shilinsky López. Shilinsky también tuvo una hija llamada Marilina cuya madre es la actriz Aideé Gracia con quien trabajó en varias películas, entre ellas "Dos de la vida airada" junto con "Manolin". Shilinsky también llego a participar activamente en cine, durante la llamada Edad de Oro del Cine Mexicano. Su participación fue tanto actuando, como escribiendo guiones. Los primeros filmes en los que aparece es en los protagonizados por Cantinflas, como actor de reparto. Posteriormente, junto con Manolín, protagonizó sus propias películas. (Imagen tomada de http://moneroraul.blogspot.com).

7. Hace 126, el 24 de enero de 1893, nació Alfonso Ortiz Tirado en Álamos, Sonora. Este viernes lo recordaremos con diversos duetos musicales que a lo largo de su carrera grabó con diferentes voces femeninas. Alfonso Ortiz viajó a la capital de país, donde estudió en la Escuela “Gualupita”, en el Colegio Mascarones de la Compañía de Jesús y en el Instituto Científico San Francisco de Borja; ingresó en la Escuela Nacional Preparatoria, pasó a la Facultad de Medicina de la Universidad de México y se graduó en 1919.Realizó su internado en el Hospital Merci de Denver, Colorado, Estados Unidos, donde también hizo su residencia en ortopedia. En este tiempo, fue contratado para cantar en el Hotel Waldorf Astoria de Nueva York. Debutó como tenor a los 28 años en la ópera Manon de Jules Massenet; gracias al éxito que logró, fue incluido en el elenco de Elíxir de amor, Madame Butterfly, Pagliacci y otras óperas que le dieron fama en el mundo artístico. Ejerció la medicina en el Hospital General Nacional y en forma alternada, ofreció una serie de conciertos con arias de ópera, en el Teatro Iris, con el fin de recaudar fondos para el Servicio de Ortopedia que pudo crear y dotar. Volvió a Nueva York contratado por una cadena de radio y visitó todos los países hispanoamericanos. Alfonso Ortiz Tirado fue el primer cantante nacional que divulgó en el extranjero las composiciones de autores mexicanos. Al inaugurarse la radiodifusora XEW el 18 de septiembre de 1930, formó parte del primer programa que salió al aire. (Datos tomados de http://festivalortiztirado.gob.mx/semblanza).

8. Este viernes recordaremos a José Alfredo Jiménez, a 93 años de su nacimiento, quien vivió con los excesos y tentaciones del medio artístico. Paloma, esposa paciente, soportó en un principio sus frecuentes y prolongadas ausencias, pero hacia 1960 el abandono y los amoríos de José Alfredo se volvieron intolerables por lo que decidió separarse de él. No obstante, el matrimonio nunca se disolvió y el cantautor se mantuvo siempre pendiente de su familia. Vivió en unión libre con María de Jesús Medel con quien procreó tres hijos y formó una segunda familia. Para entonces, su fama como mujeriego, a veces real y otras imaginaria, se extendía. En 1968 le diagnosticaron cirrosis hepática, pero recayó en la bebida a pesar de que podía conducirlo a la muerte. José Alfredo murió el 23 de noviembre de 1973. José Alfredo Jiménez nació el 19 de enero de 1926. Su padre, farmacéutico de profesión, estableció en 1900 la primera farmacia de Dolores Hidalgo: la botica “San Vicente”. Hombre sensible, quien gustaba del placer de la literatura y la música, organizaba veladas en las que se reunían músicos, poetas y políticos. La infancia de José Alfredo se desarrolló en el apacible entorno provinciano de Dolores, en tanto que el bohemio ambiente familiar, en el que se escuchaba la música de los compositores y cantantes de moda, estimuló su sensibilidad artística. Cuando José Alfredo tenía apenas diez años murió su padre y la botica cayó en bancarrota, por lo que la familia se mudó a la Ciudad de México, estableciéndose en la colonia Santa María la Ribera. La precaria situación económica provocó la desintegración de la familia y obligó a José Alfredo a dejar los estudios al terminar la primaria y realizar diversos trabajos para sostenerse. Ya cerca de los veinte años, en su tiempo libre jugaba fútbol como portero del equipo “Oviedo”, de donde saltó, aunque por un breve período, a la primera división con el “Marte”.

9. Este viernes escucharemos la canción “El bigote de Tomás”, en dos interpretaciones. La canción en cuestión se debe a la inspiración de Argentino Valle. Arturo Carlos Alberto Fourcade, su nombre verdadero, nació el 28 de octubre de 1901 en General Acha, Provincia de La Pampa, Argentina. En 1909 su tía Laurentina Castro de Simson, comienza a darle las primeras lecciones de piano. Con sus hermanos Oscar y Gustavo formó una pequeña orquesta llamada Trío Fourcade. En 1922 ingresó en la Banda de Policía del Territorio de La Pampa. Al año siguiente contrajo matrimonio y se radicó en General Acha, su pueblo natal, hasta 1925 en que regresa a Santa Rosa. En 1926 actuaba en el desaparecido Hotel de Comercio de esta ciudad, donde trabó una gran amistad con un viajante que lo invitó a conocer Tierra del Fuego. En Ushuaia, tuvo oportunidad de asistir a una reunión de indios Onas, donde oyó a un anciano de la tribu cantar una vieja melodía de sus antepasados, el pianista pampeano reprodujo en forma onomatopéyica lo que ejecutaba el anciano Ona, y sobre esa base compuso la canción "Kumbaleketinga" (adelante, siempre adelante), hasta donde tenemos noticias esta es la primera canción patagónica que compuso. En 1930 se trasladó a Capital Federal por problemas de salud, un día en casa de la familia Vanoli (que eran de Acha) conoció a la señora Laura Piccini de La Cárcova, vinculada al ambiente radial, que en ese momento dirigía por Radio Fénix el programa “Páginas amarillas”, fue invitado a la radio e interpretó su famosísima milonga “La Pampita” con repercusión inmediata, a punto tal que la propia Laura Piccini le recomendó adoptar un nombre artístico y la familia Vanoli, que poseía campos en el Valle Argentino en General Acha, le recomendó usar ese nombre pero en forma invertida, así nació al mundo artístico “Argentino Valle”. (Datos tomados de http://la-pulperia.wixsite.com).

10. En la voz de Manolita Arreola escucharemos dos composiciones de Juan S. Garrido, quien falleció el 23 de enero de 1994. Nació el 9 de mayo de 1902, en Valparaíso, Chile. Durante su infancia su madre le enseñó a tocar el piano. Inició su carrera como compositor en Santiago de Chile, a la edad de doce años. Su primera canción fue "Madre, Bendita Palabra". Era muy trabajador, creativo y activo; fue director de orquesta; seis años Presidente de la Unión Mexicana de Cronistas de Teatro y Música; director de coros musicales, como el Coro Infantil de Televicentro, que dirigió de 1959 a 1972, y el Coro de Banca Serfín. También fue conductor de programas de radio. Dirigió durante treinta y seis años el programa "La Hora del Aficionado", en la XEW. En otra de sus facetas, se desempeñó como importante escritor e investigador de todos los aspectos relacionados con la música mexicana. Durante dieciocho años publicó en el periódico Novedades la columna "Buenos Días Mis Amigos", que posteriormente pasó al Universal. Entre 1980 y 1983 para el Instituto Mexicano de la Radio hizo el programa "Historia Musical de México", que también ha sido transmitido por Radio UNAM. Es autor del libro "Historia de la Música Popular en México (1896-1973)" publicado por Editorial Extemporáneos, S.A. En su dedicatoria imprimió el Mtro. Garrido: "Al pueblo mexicano, dueño de un agudo sentimiento artístico, expresado en su maravilloso cancionero popular, ofrendo este libro como prueba de mi sincera gratitud. J.S.G”. (Con datos de la SACM).

Estas canciones y otras más son las que le presentaremos este viernes 18 de ENERO de 2019 en “Hasta que el cuerpo aguante”, desde Aguascalientes, México. 

* El orden en que se anuncian las canciones no necesariamente es el orden en que se presentarán durante el programa.

lunes, 7 de enero de 2019

MENÚ PARA EL PROGRAMA DEL VIERNES 11 DE ENERO DE 2019

MENÚ PARA EL PROGRAMA DEL VIERNES 11 DE ENERO DE 2019
* Se cumplen 50 años del fallecimiento del Juglar Juchiteco, Saúl Martínez
* Otros aniversarios luctuosos; Wello Rivas murió hace 29 años, Amparo Montes hace 17 años, Rosa María Alam hace 27 años y Laureano Martínez Smart hace 55 años. En la Carpa recordaremos a Chava Flores, nacido hace 99 años. Hace 95 años se fundó la Sonora Matancera.  Oiremos joyas discográficas con los hermanos Puente. 
* En la sección La Cadena del recuerdo, semblanza de Saúl Martínez

1. El pasado 4 de enero de este año 2019, se cumplieron 50 años del fallecimiento del cantante juchiteco Saúl Martínez, llamado también El Trovador del Recuerdo, quien nació en Juchitán, Oaxaca, el 30 de mayo de 1914. El Juglar Juchiteco aprendió a tocar la guitarra con el maestro Gilberto Orozco. A su llegada a la Ciudad de México formó parte del trío Los Cancioneros del Sur (Véase fotografía anexa a este texto). Fue artista exclusivo del programa “La hora azul” de la XEW, donde recibió el mote de “El trovador del recuerdo”. A pesar de no ser originario de la península yucateca, gracias a la capacidad musical que demostró en la ejecución de la guitarra, con un estilo inigualable hoy día, así como por la calidad interpretativa de las obras musicales de los compositores de aquellos rumbos, en las lejanas tierras del Mayab, también es considerado un representante y un abanderado de la canción yucateca. En 1952 ganó un concurso para grabar el primer álbum con canciones de Guty Cárdenas. Luis Pérez Sabido comenta que Saúl Martínez fue un apasionado admirador de Guty Cárdenas, en 1958 grabó en el sello Orfeón varios elepés con canciones del repertorio de Guty; en algunas le hizo dúo Chalín Cámara, compañero inseparable del ruiseñor yucateco. Es autor del bambuco Chiapaneca, dedicado a su esposa, y de conocidos sones oaxaqueños como La Petrona, Cantares de mi tierra, Canto zapoteca, Bejuco de amor, Sueño mío, Juchiteca, y otros más. Como ya comentamos, Saúl Martínez falleció en la ciudad de Oaxaca el 4 de enero de 1969. En su voz y su guitarra presentaremos algunas interpretaciones y también escucharemos una semblanza en la sección La Cadena del recuerdo, con comentarios de su hija Flor Martínez y Ramírez Corzo.

2. Este viernes recordaremos al cantante y compositor yucateco Manuel Wello Rivas, quien murió el 12 de enero de 1990. Wello Rivas fue, junto con Margarita Romero, uno de los intérpretes oficiales de Rafael Hernández cuando trabajaban en los años treinta en los programas de la Sal de Uvas Picot en la emisora de radio XEB “La estación del buen tono”. Wello Rivas, además de cantante fue un compositor que sin duda heredó la vena musical y poética de los trovadores yucatecas y lo anterior se comprueba al escuchar sus canciones, entre las cuales podemos contar “Llegaste tarde”, “Tengo una casita”, “Un beso loco”, “Ya no me beses” y “Quisiera ser golondrina”, entre otras, sin embargo, su más conocida composición sin duda es “Cenizas”. Escribe Pablo Dueñas que juntos, Margarita y Wello, crearon una escuela musical en la XEB en lo romántico y tropical con boleros, sones cubanos, rumbas, guarachas, congas y otros ritmos. El compositor Manuel “Wello” Rivas Ávila nació en Mérida, Yucatán, el 18 de febrero de 1913. En 1921 fijó su residencia en México.  Wello colaboró en la XEB con artistas como Vicente Bergman y Manuel Escalona, siendo en su época, la principal competencia para la XEW. Durante su trayectoria, también logró posicionar la música de corte tropical de una manera importante. En 1936, la empresa Laboratorios Picot, contrata una serie de programas en exclusiva con la XEB, con Rafael Hernández, Margarita Romero y Wello Rivas en plan estelar. Inicialmente estos programas se hacían en estudio cerrado, pero debido al éxito que alcanzó, utilizaron el estudio “Juventino Rosas”, para recibir al público que quería presenciar los programas y conocer a sus artistas. (Con información de Luis Pérez Sabido y sipse.com).

3. Hace una semana quedamos a deber lo siguiente: Gracias al invaluable aporte del coleccionista Luis Jaime Chapa, compartiremos con usted algunas canciones incluidas en el primer disco de Los Hermanos Puente. Nos cuenta el señor Chapa que en el mes de noviembre de 1948 se inició la carrera discográfica de los Hermanos Puente, aunque no de manera profesional, pero en esa época se conocían como Los Cuatitos Puente, Gilberto tocaba el requinto y cantaba como segunda voz y Raúl acompañaba y era la primera voz. Ambos tenían 11 años de edad. Como Los Cuatitos Puente sólo grabaron 4 temas. Agrega el señor Chapa que ese primer disco se lo compartió hace poco el propio Gilberto Puente, pero el disco estaba roto y luego de procesar con dificultad el sonido se pudo rescatar el audio de los 4 temas. Las grabaciones fueron hechas en la estación de Radio XEDF de Nuevo Laredo, Tamaulipas, cuyo propietario era el señor Ruperto Villarreal, esta emisora cambió en 1957 sus siglas a las actuales XEK. El disco incluía los temas El Balajú, Cielito Lindo, Sin ti y Aunque pasen los años. El señor Chapa también nos compartió una fotografía en donde aparecen los Cuates Puente en el Cine Palacio de Nuevo Laredo en el año de 1948, cuando tenían 11 años de edad. Hay que recordar que, en 1951, Gustavo Puente, el tercer hermano, y que era mayor que los Cuates, y que tocaba el requinto y hacia la segunda voz, formó un trío junto a Omar Mercado en la armonía y tercera voz, y Hermilo García, que hacía la primera voz; al siguiente, en 1952, Hermilo García continuó en el trío, pero ahora con Gilberto y Raúl Puente. En 1954 viajan a la Ciudad de Monterrey y graban su primer disco comercial para el sello Columbia, sin embargo, la grabación fue hecha en la radiodifusora XEFB. (Foto cortesía de Luis Jaime Chapa).

4. Hace 17 años, el 13 de enero de 2002, falleció Amparo Montes “La voz pasional”. Amparo Meza Cruz, su verdadero nombre, nació en Tapachula, Chiapas en 1924. Una de las figuras más representativas de la radio en la última generación de la época de oro de la canción mexicana. Graduada de la Escuela Nacional de Comercio, dejó su carrera administrativa para consagrarse al canto. Hizo su debut en 1938 en la radiodifusora XEQ, y en 1941 pasó al elenco de la XEW. Recorrió toda la República interpretando canciones de Gonzalo Curiel, Alberto Domínguez, Alfonso Esparza Oteo, Ignacio Fernández Esperón, Agustín Lara y Mario Ruiz Armengol. Durante muchos años ha cantado en su propio centro nocturno, en la ciudad de México. Fue famosa su interpretación del bolero Nadie, de Agustín Lara. En el libro “Amparo Montes, mi vida”, en versión de Zita Finol, se destaca que el programa dominguero y vespertino “Quiero trabajar” era uno de los de mayor difusión que tenía entonces la XEQ por los años cuarenta, y afirma Amparo Montes: “En ese programa, Ramiro Gamboa, muy lindo, además de todo un señor, dirigía el programa. Me informó que las vacantes ya estaban tomadas, pero en ese momento intervino mi suerte, ya que al escucharme hablar me preguntó si cantaba. Yo había tenido una breve experiencia radiofónica al participar en un programa dedicado a Chiapas, en la XEFO, y sabía que mi voz era buena, eso me animó a decir que sí. Al piano estaba Chalo Cervera y me dijo que si sabía la canción “Altivez”, escrita por el compositor de Saltillo, Alfredo Parra, y como era difícil que yo no supiera alguna canción de moda, pronto captó mi tono y empecé a cantar”.

5. El 14 de enero de 1992 murió Rosa María Alam, cantante mexicana. En su carrera musical interpretó tangos, boleros y temas tropicales.  Según un texto de Don Luis Pérez Sabido, publicado por el diario yucateco Por Esto, Rosa María Alam nació en Mérida, Yucatán, la mañana del lunes 4 de agosto de 1913, en el barrio de La Mejorada. En 1934, con veintiún años de edad, Rosa María debutó como cantante de boleros en la radiodifusora XEZ, propiedad de los hermanos José y Alonso Palomeque Pérez de Hermida; la acompañaba el pianista Ricardo “El Jazz” Medina, en un programa patrocinado por la fábrica de Sidra Pino, que se transmitía de lunes a viernes. El locutor Arturo García Rodríguez, quien más tarde se convertiría en el primer actor de cine Arturo de Córdova, la presentaba como “La Conquistadora del Aire”. Por recomendación de Arturo de Córdova, el empresario mexicano don Emilio Azcárraga Vidaurreta la invitó a integrarse al elenco inaugural de la radiodifusora XEQ, que inició sus transmisiones en 1938. A principios de 1940, ya con un prestigio radiofónico bien cimentado, llegó como figura estelarísima al elenco de la XEW, llamada “La catedral de la música en México”, en los gustados programas “Maracas y bongós” y “Cancionero Picot”, donde estrenó, entre otros, los primeros boleros de Gabriel Ruiz. En la XEW, el locutor Pedro de Lille, famoso conductor de La hora azul, la llamó “La Voz Cálida”. A más de su calidad vocal, rica en inflexiones, Rosa María poseía una espléndida figura y una estatura que sobrepasaba en mucho a las demás cantantes de su época. En su artículo, Pérez Sabido destaca que fueron numerosas las grabaciones que realizó Rosa María Alam en la ciudad de México. En 1941, con la orquesta del tapatío Alfredo Parra Camacho grabó el bolero “Qué me importa”, de Mario Fernández Porta y otras más.

6. En la sección La Carpa recordaremos a Salvador Flores Rivera, Chava Flores, a través de una serie de grabaciones tomadas de un concierto realizado en los años ochenta en el teatro Antonio Leal y Romero de la ciudad de Aguascalientes. Chava Flores nació en la Ciudad de México el 14 de enero de 1920, en la calle de La Soledad, del populoso barrio de La Merced. Sus padres fueron el capitán de fragata Enrique Flores Flandes y la señora Trinidad Rivera de Flores. Tuvo dos hermanos: Enrique y Trinidad. Vivió en casi todas las colonias del Distrito Federal: Doctores, Roma, La Romita, Cuauhtémoc, Peralvillo, Tacubaya, San Rafael, Santa María la Redonda, El Carmen, Coyoacán, Santa María la Ribera e Hipódromo Condesa. Al respecto, él mismo comentó alguna vez: “Y si no viví en el Castillo de Chapultepec, fue porque en ese tiempo, discriminatoriamente, sólo lo alquilaban al que fuera Presidente de la República; pero si ahí hubieran existido disponibles dos cuartos con baño y cocina, les juro que mi papá hubiera hecho lo imposible porque los habitáramos”. Cuando salió de la primaria, tras el repentino fallecimiento de su padre en 1933, tuvo que dejar los estudios y empezar a trabajar para ayudar a su madre. Para el año de 1943 era ya el contador del negocio en donde laboraba y decidió renunciar al cargo para independizarse. Se dedicó entonces al manejo de una camisería de su propiedad, con el nombre de Flores y Méndez, aunque la fortuna no le sonrió en esta aventura, como él mismo lo comentó: “1945 fue el año de mi fracaso total en ese ramo”. Sin embargo, su espíritu de lucha nunca lo abandonó e hizo de todo para ayudar al sustento de su familia, desde coser corbatas hasta emplearse como mensajero, repartidor, cobrador, auxiliar de contabilidad, contador, comerciante y ferretero. Después tuvo una salchichonería y adquirió un camión repartidor de carnes, el cual tuvo que rematar cuando ese negocio, para variar, no funcionó. (Con datos de la Sociedad de Autores y Compositores de México, imagen tomada de http://brigidoroque.blogspot.com).

7. Este viernes escucharemos en la sección Contestadas, el tema “La Mujer del puerto” en la voz de la cantante texana Lydia Mendoza y también presentaremos “Contestación a la mujer del puerto”, en una rara grabación sorpresa. Recordemos que “La mujer del puerto” es una película mexicana de drama romántico estrenada en 1934, dirigida por Arcady Boytler y protagonizada por Andrea Palma. La película se basa en la novela Le Port escrita por el francés Guy de Maupassant. Rosario (Andrea Palma), una joven mujer, queda desvalida tras la muerte de su padre y el engaño de su novio. Decide abandonar su pueblo Córdoba (estado de Veracruz), para emigrar al puerto de Veracruz, donde se convierte en una enigmática prostituta que "vende placer a los hombres que vienen del mar". Rosario busca a su hermano perdido. Tras una noche de pasión con el marino Alberto (Domingo Soler), el destino le revela una cruel y devastadora sorpresa. En el reparto del filme se recuerda aparte de Andrea Palma y Domingo Soler, a Stella Inda, Esther Fernández y Sofía Álvarez como como prostitutas del cabaret. Entre las imágenes inolvidables del cine mexicano, la figura de Andrea Palma apoyada lánguidamente en el quicio de una puerta mientras Lina Boytler canta "vendo placer a los hombres que vienen del mar…" ha alcanzado proporciones míticas. El crítico de cine Leonardo García Tsao consideró que “La mujer del puerto” es una película muy avanzada para su época: Es una cinta con temas muy escabrosos, que el cine mexicano no tocaría hasta mucho tiempo después... Es un filme muy fuerte, de una dureza que no hace concesiones, no otorga perdón al personaje principal que interpreta Andréa Palma, el cual es trágico y doloroso de principio a fin. Además, reflexionó que no tiene comparación con otra película mexicana, lo que la hace muy singular.

8. Nos recuerda nuestro amigo y matancerófilo en Medellín, Colombia, Eduardo Ceballos, que esta semana se están cumpliendo los 95 años de creación de la Sonora Matancera, legendaria agrupación cubana de ritmos tropicales. El 12 de enero de 1924, bajo la iniciativa de Valentín Cané y precisamente en su casa se formó el conjunto bajo el nombre de Tuna Liberal, a petición de un partido político local del mismo nombre que solicitó su formación para amenizar sus reuniones y mítines. En sus orígenes era una agrupación en la que prevalecían las cuerdas ya que era el momento del auge del "Son", y para esto se requerían de cuatro guitarras acústicas. En el año de 1926 cambió su nombre al de Septeto Soprano. Ese mismo año acompaña en el coro a Eugenio Pérez, Carlos Manuel Díaz Alonso "Caíto". En 1927 ingresa al grupo Rogelio Martínez Díaz, El gallego, por recomendación de Caíto; más adelante Martínez sería su segundo director. En ese mismo tiempo se le cambia el nombre al conjunto pasando a ser Estudiantina Sonora Matancera. Con mucho deseo de superación en todo el grupo viaja a La Habana donde se ponen en contacto con la compañía discográfica "RCA Víctor" y hacen su primera grabación el 12 de enero de 1928 en formato de 78 rpm. Iniciando la década del treinta, la agrupación empezó a adaptarse a los nuevos ritmos que aparecían por la época como también adaptando nuevos instrumentos, es el caso del piano de cola, que fue tocado por primera vez en el conjunto por Dámaso Pérez Prado, quien años después sería el Rey del Mambo. En 1935 la agrupación adopta el nombre de La Sonora Matancera. En 1938 se retira Dámaso Pérez Prado y deja la vacante en el piano a Severino Ramos quien desde 1944 hasta 1957 se convertiría en el principal arreglista musical del conjunto.

9. Desde Perú, este viernes recodaremos en la sección Rinconcito Arrabalero, con algunas canciones, al compositor Laureano Martínez Smart, quien falleció hace 55 años, el 17 de enero de 1964. Martínez Smart nació el 4 de julio de 1903 en los Barrios Altos, Lima. Hijo de padre peruano y madre chilena, Laureano Martínez Smart empieza a sentir atracción por la música desde pequeño siendo la guitarra el primer instrumento que aprendió a tocar, pero sería el piano el que años más tarde se convertiría en su instrumento musical preferido, el cual ejecutaba con una maestría única. De hecho, en los años cuarenta, vendía en un establecimiento de su propiedad partituras para piano, boquillas de saxofón y clarinete. También ofrecía a su clientela violines, guitarras y arcos. Alquilaba pianos y baterías. Martínez Smart llevaba la música en el alma. Su primera composición fue el vals "Invoco tu nombre", luego vendrían los valses "Oh Amelia", "Lima de antaño" y otros más, hasta que compone el vals "El Provinciano" y su popularidad crece enormemente ya que dicho vals lo empezó a cantar todo Lima, especialmente los provincianos que ya empezaban a poblar la ciudad capital. El vals "Amargura" cimentaría más la popularidad de Laureano Martínez. Autor también de los valses "Aromas de Tradición", "Compañera mía" y "Hace tiempo". Con letra de Juan Sixto Prieto, Martínez Smart campusio la música de "Destino" y "Fatalidad". A propósito del vals “Fatalidad” (“Nocturno, de celaje deslumbrante,/ su encanto,/ rememoro a cada instante,/ romance/ de un momento que viviera….”), desde hace muchos años, se ha hecho notar que no se canta la última estrofa, siendo, como es, tan bella: “Estrella,/ fugitiva que mi anhelo,/ te llevas por desconocido cielo,/ delante, no me robes la alegría./ Sin tu influjo luminoso/ mi existencia es un destrozo/ ¡oh querida! son tus ojos miguión./No me dejes en las brumas,/ con tu dulce amor perfumas/ como nadie, ni nocturno de pasión”. (Con datos de Dario Mejía y http://listamusicacriolla.com).

Estas canciones y otras más son las que le presentaremos este viernes 11 de ENERO de 2019 en “Hasta que el cuerpo aguante”, desde Aguascalientes, México. 

* El orden en que se anuncian las canciones no necesariamente es el orden en que se presentarán durante el programa.