¡ NUEVO ! Hasta que el Cuerpo Aguante del 12 de OCTUBRE de 2018

Hasta que el Cuerpo Aguante Radio 24 horas on line

Vea lo que pasa en Cabina en vivo Estéreo Mendel

Visite nuestro sitio en la WEB

martes, 5 de junio de 2018

MENÚ PARA EL PROGRAMA DEL VIERNES 08 DE JUNIO DE 2018

MENÚ PARA EL PROGRAMA DEL VIERNES 08 DE JUNIO DE 2018
* Trío Los Pepes: su primer disco grabado en 1948, dedicado a los Bomberos heroicos
* Lydia Mendoza grabó la canción “Lydia”, un autohomenaje discográfico
* En La Carpa, el Cuarteto Metropolitano. Oiremos las voces de Julio Flores y Pepe Guízar. Boleros y rancheras con Martín y Eloísa. Dos temas del boricua Plácido Acevedo
* En Ay Jalisco no te rajes, semblanza de José Antonio Michel; en Una canción colombiana para el mundo, Promesa a la virgen y en la Cadena del recuerdo, Rodrigo de la Cadena

1. Sobre el trío Los Pepes, nos cuenta el amigo Luis Jaime Chapa, que en la segunda mitad del año de 1947 llegó a la Ciudad de México, un trío que se conoció como Los Pepes y que estaba integrado por Pepe María, Pepe Sánchez y Pepe Jara, este último cantaba la tercera voz y tocaba el requinto; estos jóvenes venían del estado de Chihuahua. Para el siguiente año de 1948, después de pasar por muchas limitaciones, son invitados para llevar a cabo algunas audiciones y pruebas en diferentes compañías disqueras, pero desafortunadamente no tuvieron suerte; a raíz de estas experiencias, existe testimonio del propio Pepe Jara, y relata que después de terminar la audición para el sello Columbia, no se llegó a nada. Después de tocar varias puertas, por último, visitan la compañía Peerless cuyo director artístico era Panchito Méndez, pianista, arreglista y el hombre de confianza del dueño, un alemán de nombre Guillermo Kornhauser, que, según Pepe Jara, se le dificultaba mucho nuestro idioma, pero fue precisamente él quien les dio la oportunidad de proyectarse profesionalmente, comenzando a grabar en diciembre de 1948. Posteriormente en 1951, Pepe Jara también grabó a dueto con el cantante José Luis Vázquez, de quien El señor Chapa nos comenta que fue un personaje que integró algunas agrupaciones que en su época tuvieron mediana relevancia y por consecuencia no es recordado. Y es precisamente en 1951 es cuando Pepe Jara y José Luis Vázquez fueron solicitados por el compositor cubano Armando Valdespí para grabar dos de sus melodías con su orquesta. Este viernes oiremos “Anda carretero” con la Orquesta de Armando Valdespi del sello RCA. Ya pepe Jara conocía a Valdespí desde 1949, incluso le grabaron varias melodías.

Los Pepes grabaron su primer disco en Peerless y contenía un corrido titulado “Bomberos heroicos” y al reverso “Atardecer huasteco”. Ambas melodías del actor y compositor regiomontano Federico Curiel. El corrido “Bomberos heroicos” relata el incendio ocurrido en el centro de la Ciudad de México el 28 de noviembre de 1948, apenas unos cuantos días antes de la grabación. Durante la madrugada del domingo 28 de noviembre de 1948, el viejo edificio de tres pisos en la calle 16 de septiembre número 71, en el centro de la Ciudad de México, estallaba en llamas. El incendió se registró en la famosa tlapalería y ferretería “La Sirena”, fundada cerca de 1859 y que surtía a la capital de varias herramientas de trabajo. También contaba con desinfectantes como creolina y bolitas de naftalina para los roperos, entre otros tantos artículos útiles para el hogar. Se cuenta que don Porfirio Díaz fue cliente de la famosa ferretería. La trágica muerte de los doce bomberos y un civil dio motivo a que todos los nobles sentimientos de nuestra sociedad se desbordaran en un gesto póstumo de reivindicación en favor de los deudos caídos. Hubo colectas públicas para beneficiar a sus familiares. El Presidente de la República, Miguel Alemán, ordenó el establecimiento del seguro del bombero. El actor Mario Moreno “Cantinflas”, organizó y actuó en un gran festival, cuyas entradas fueron destinadas para auxiliar a las familias de los héroes caídos. Cabe destacar que uno de los bomberos que perdieron la vida en aquel incendio fue el Sargento Segundo, Claudio del Castillo, quien resultó ser el padre del actor Eric del Castillo y abuelo de la hermosa actriz Kate del Castillo. (Con datos de https://www.la-prensa.com.mx/archivos/90643-el-aparatoso-incendio-en-la-sirena).

2. En la sección La Carpa escucharemos un nuevo hallazgo discográfico de dos canciones con tinte jocoso interpretadas por el Cuarteto Metropolitano. Recordemos que el Cuarteto Metropolitano fue creado por Felipe Bermejo y logró una gran cantidad de éxitos. Felipe Bermejo actuó en varias cintas, como “Rancho Alegre”, en la que aparece cantando con su Cuarteto Metropolitano. Felipe Bermejo Araujo nació el 12 de noviembre 1901 y murió el 27 de septiembre de 1989. Fue autor del Corrido de Chihuahua, en coautoría con Pedro de Lille, así como de Juan Colorado, en coautoría con Alfonso Esparza Oteo. Registró más de un centenar de grabaciones a lo largo de su vida artística. Felipe Bermejo estudió en la Escuela Libre de Comercio, pero nunca ejerció su profesión. Siguiendo su inclinación, escribió también versos y estudió solfeo, armonía, instrumentación, canto, guitarra y piano. En 1929, inició su carrera artística como cantante y compositor. En 1931, formó junto con Juan Villanueva, el dueto Villanueva-Bermejo. Tras la muerte de Villanueva, integró el Trío Acapulco, para más tarde formar el Cuarteto Metropolitano, con el cual logró sus mayores éxitos. Cantó ópera como barítono, presentándose en foros internacionales en Cuba y Estados Unidos de América. En el Cuarteto Metropolitano también podemos contar la presencia de su hermana María Luis Bermejo. Otro de los integrantes de este cuarto fue Luis Pérez Meza, quien en 1944 se integró como primera voz en el Cuarteto Metropolitano de Felipe Bermejo.

3. Este viernes escucharemos algunas canciones con toque muy mexicano interpretadas por Pepe Guízar y sus Caporales, grabaciones realmente históricas que son auténticos garbanzos de a libra.  Conocemos la figura de Pepe Guízar más como compositor que cantante, pero en estos discos del sello Azteca nos damos cuenta que Guízar también poseía un gran entusiasmo para cantar. Llamado “El pintor musical de México”, fue un compositor mexicano de música popular. Es autor de canciones rancheras, sones jaliscienses y boleros. Nació en Guadalajara, Jalisco, el 12 de febrero de 1912 y murió el 27 de septiembre de 1980. Realizó sus primeros estudios en su ciudad natal y se trasladó a la Ciudad de México en 1928, donde realizó estudios de música, declamación y poesía. En la radiodifusora XEW fue bautizado atinadamente como "El pintor musical de México" porque sus composiciones dibujan la geografía musical de México. Fue un compositor folclórico que se esforzó por vestir de gala a la canción mexicana; la llevó más allá de las tabernas y los barrios para introducirla a los salones haciéndola competir con el tango y el bolero, cuando éstos estaban de moda. Enamorado de la provincia mexicana y con profundo arraigo nacional le cantó a México, a su gente, al mariachi y al pueblo de Jalisco. Además de otras canciones compuso: Guadalajara, Tehuantepec, Corrido del Norte y Como México no hay dos. (Foto de la Revista Somos).

4. Volvemos a traer al escenario de Hasta que el Cuerpo Aguante la voz del cantante Julio Flores quien grabó para el sello Peerless los temas “Incertidumbre”, de Gonzalo Curiel, grabado en el año de 1939 con el acompañamiento del conjunto de cuerdas de Herberto Alcalá, y “Sueño guajiro”, de Agustín Lara, grabado en el mismo año y con el mismo acompañamiento. Recordemos que Julio Flores fue un cantante de quien actualmente se conocen pocos datos biográficos. Durante los años cuarenta fue estrella de las emisoras de radio XEB y posteriormente la XEW. Tenía un timbre de voz muy característico que lo hacía diferente a otros boleristas de la época. Grabó una gran cantidad de discos de 78 rpm para la etiqueta Peerless, boleros principalmente. Destacan en su voz boleros como “Amargura”, de Gonzalo Curiel; “La última noche”, de Boby Collazo: “Qué fácil”, de Paco Teviño y “La canción del viento”, de Alfonso Esparza Oteo, entre otras. Además, grabó diversos pasos dobles como “Manolete”, de Paco Treviño y Mario Molina Montes y “Cañitas”, de Juan S. Garrido; asimismo canciones bravías como “América unida”, de Juan S. Garrido y “Cantar del Regimiento”, de Agustín Lara. A finales de los años cuarenta se trasladó hacía la frontera en donde grabó una gran cantidad de discos para el Sello IDEAL, fundado en el estado de Texas por Armando Marroquín. 

5. Con el dueto Martín y Eloísa escucharemos tres canciones, entre boleros y rancheras, grabadas en los años treinta. En 1939, a sugerencia de Guillermo Kornhauser, director artístico de Discos Peerless, Martín formó con Eloísa Gómez Torres, un dúo vocal muy popular. Eloísa había formado parte de Las Tres Morenas. Según don Martín Becerra, la idea de Kornhauser era tener un dueto en Peerless que compitiera con el popular dúo de Ray y Laurita, las estrellas de la compañía rival, RCA Víctor Mexicana. Recordemos que Peerless y Víctor eran los dos gigantes de la industria discográfica en México. Curiosamente, Eloísa había formado un dueto con Ray Pérez y Soto, dúo Ray y Eloísa, antes de que él se uniera a Laura Rivas para formar el famoso Ray y Laurita. El dúo de Martín y Eloísa tuvo un gran éxito y grabaron más de 100 canciones en la etiqueta Peerless entre 1939 y 1942. Un accidente cerebrovascular obligó Eloísa retirarse del canto, Martín la reemplazó con otra integrante de Las Tres Morenas: Magdalena (o Marta Elena) “Malena” Pérez Tejada, y el nuevo dúo se conoció como Martín y Malena. José Martín Becerra Ochoa nació en Ocotlán, Jalisco, un pueblo en el extremo noreste del Lago de Chapala, el 2 de julio de 1912 y murió el 19 de noviembre de 2015, a la edad de 103 años. Su padre, Casimiro Becerra, hacía monturas para ganarse la vida. Su madre, Virginia Ochoa, le enseñó a tocar la guitarra a una edad temprana. Ella fue quien animó a su hijo a trasladarse a Guadalajara, asegurándole que, “Si te quedas aquí en Ocotlán, nunca vas a nada”. Fue en Guadalajara que Martín hizo su debut en la radio en 1932, a los 20 años, cantando en una estación de radio, pero no fue hasta 1938 que finalmente hizo su debut en la XEW, en la Ciudad de México, como miembro del trío Los Cancioneros del Sur.

6. Hace 114 años nació una de las figuras más importantes de la música popular de Puerto Rico: Plácido Acevedo Sosa nació en el pueblo de Aguadilla el 13 de junio de 1904. No obstante, pasó la mayor parte de su infancia en el pueblo de Barceloneta, municipio que pronto se convirtió en su nuevo hogar. A mediados de la década de 1920, partió a la ciudad de Nueva York en busca de nuevos retos. En la Gran Urbe conoció a Manuel "Canario" Jiménez, músico con el que trabajaría en Los Reyes de la Plena. También en Nueva York se integró al famoso cuarteto del músico cubano Antonio Machín. En el grupo también compartió con Daniel Sánchez y Alejandro Rodríguez, ambos también oriundos de Cuba. Posteriormente conoció al compatriota Cándido Vincenti, quien suplantó a Alejandro Rodríguez. En 1937 Acevedo regresó a Puerto Rico luego de trabajar por varios años junto al Cuarteto de Machín, quienes en ese momento se disponían a promover su arte en Europa. En su país, Plácido retomó su antiguo trabajo como músico en las bandas de circo de los Hermanos Monge. Más tarde se hizo miembro del trío Los Ruiseñores Criollos, agrupación, que, con su llegada, se convierte en cuarteto. Dicho conjunto estuvo compuesto originalmente por Félix Rodríguez "Corozo" como primera voz, Paquito Sánchez en la primera guitarra, Manuel Jiménez en segunda voz y segunda guitarra y Plácido Acevedo quien fungió como el trompetista del grupo. Lograron tanto éxito con el tema “Mayarí”, que decidieron cambiar el nombre del grupo por el de “Plácido Acevedo y su Cuarteto Mayarí.” Eso fue para el año 1938 y desde ese momento, además de ser el trompetista, también fungió como uno de los compositores del conjunto. Plácido Acevedo murió el 27 de febrero de 1974. (Con datos de Enrique Feliciano Díaz para la Fundación Nacional para la Cultura Popular).

7. Debido a un problema técnico hace una semana no escuchamos completa la cápsula de la sección Ay Jalisco no te rajes, por lo que volveremos a presentar a uno de los tríos mexicanos de renombre en la época dorada del bolero: Trío Hermanos Michel, integrado por Ignacio, Manuel y José Antonio Michel Santana. Nuestro amigo y colaborador en Guadalajara, Jalisco, Alberto Ramírez Martínez platicó con el hijo menor de José Antonio Michel: Julio César Michel Arámbula. José Antonio Michel nació el 12 de junio de 1921, hace 97 años, en el poblado de Tonaya, Jalisco. Desde muy pequeño mostró su gusto por el canto y junto con sus hermanos se ponía a cantar y cuadro lograban un buen acoplamiento daban serenatas en su pueblo. José Antonio estudió algunos años en la Escuela Superior Nocturna de Música, por lo tanto, tocaba piano, guitarra, contrabajo, guitarrón y otros instrumentos más, dio además algunos conciertos de piano. Junto con sus hermanos formo el trío de Los Hermanos Michel, se iniciaron artísticamente primero como un dueto integrado por Ignacio y Manuel, luego se incorporó José Antonio, según lo platica su hijo Julio Cesar. El trío trabajó en la radio, giras, etc., al poco tiempo viajaron a los Estados Unidos donde consiguieron muchos éxitos e hicieron televisión en Hollywood. Su primer disco lo hicieron en Los Ángeles, California para la marca "Azteca". Posteriormente regresan a México y ya de nuevo en la capital del país empezaron de cero a tocar puertas y fue la compañía discográfica Peerless la que les permitió ser parte de su elenco en cuya empresa lograron sus mejores éxitos. Fue en el año de 1953 cuando grabaron "Luna de octubre”. José Antonio Michel murió a los 83 años el 13 de diciembre del 2004 en la Casa del Actor en la Ciudad de México, a causa de una anemia perniciosa.

8. Entre la gran cantidad de grabaciones hechas por la llamada Alondra de la frontera, Lydia Mendoza, existe una canción que lleva precisamente el nombre de “Lydia”, y que resulta muy interesante porque este tema grabado en forma de huapango en el año de 1934 para el sello Bluebird, es una especial de autobiografía cantada. Esta canción es básicamente una humilde descripción de quién es Lydia cantada por la propia Lydia: “No soy alta ni bajita, soy de cuerpo regular, soy sencilla visto humilde y mi trato siempre es igual, soy de rango muy humilde, yo canto a todo el mundo la canción del arrabal: mal hombre que no tiene nombre. Todos dicen quién es Lydia, todos hablan quién será, más yo digo no soy nadie no presumo y nada más, cancionera de los pobres, cancionera y nada más, mi guitarra compañera de mis cantos de arrabal”. Ella rinde homenaje a su famoso éxito "Mal Hombre", que fue la canción que la lanzó a la fama. En el libro “La historia de Lydia Mendoza”, escrito por Yolanda Broyles-González, la cantante recuerda: “En 1934 grabé el primer disco, “Mal Hombre”, y a los dos meses los de la disquera estaban ahí, contratándome y pidiendo que querían que grabara. Porque si no me hubieran contratado, no hubiera faltado otra compañía que me agarrara. Ellos se adelantaron. Vinieron de Nueva York. Era la compañía Bluebird, pero en realidad era la RCA Víctor. Ellos hicieron contrato con mi papá —por un año, y un año de opción. Pues ese año de opción se convirtió en diez años. Ya nomás se iba a llegar el fin del contrato y ya estaban mandándome otro para que lo firmara con otro año de opción. Y así estuvieron y estuvieron. Total, que no me dejaron libre. Luego me solicitó una compañía de California. Pero yo no podía, ¿ves?, porque estaba en contrato: entonces ya mucha gente se empeñó en conocer a Lydia Mendoza.

9. En la sección La Cadena del recuerdo, escucharemos una cápsula con la presencia del bolerista, bohemio, productor de radio, cantante y demás, Rodrigo de la Cadena, quien, en una entrevista con El Sol de México, platicó a Javier García, JAVA en 2016, que la radio siempre le ha llamado la atención desde que era niño: “A raíz de la radio me convertí en bolerista. Siempre me llamó la atención la música antigua, las fotografías antiguas, los discos. Siempre tuve como una fijación por todo lo que me oliera a naftalina. Me obsesionaba ver a alguien con un monóculo o un sombrero de copa. De ahí empezó una atracción por el pasado. Fue una identificación plena así descubrió la belleza del bolero”. Pianista, compositor, cantante y director musical, Rodrigo de la Cadena recuerda que transitaba entre los 7 u 8 años de edad cuando percibió el “fuerte olor a naftalina” y las revistas antiguas le llamaban mucho la atención. De pronto descubrió también una identidad sonora que lo subyugaba: “Escuchar esa música. Iba a saludar a mi abuelo y me bajaba a donde él guardaba todas sus cosas: trajes, lentes, boquillas, fotos… Pero, sobre todo, mi abuelo tenía su colección de discos. Había una recopilación de RCA Víctor con recuerdos del ayer, para mi fortuna. Entonces le pedí a papá que me enseñara a utilizar el tocadiscos, ¡me comí el disco entero! Se rayó en unos meses porque lo escuchaba todos los días y me encantaba leer la parte de atrás:  Alfonso Ortiz Tirado cantaba Te Quiero, Dijiste, de María Greever; Elvira Ríos interpretaba Desesperadamente, de Gabriel Ruiz; Antonio Badú entonaba Hola, ¿qué tal?, del cubano Gilberto Urquiza. Además, venían ‘Las Alondras Laguneras’, Las Hermanas Hernández cantando Inolvidable, de Roberto Soto”. (Con datos tomados de www.elsoldemexico.com.mx).

Estas canciones y otras más son las que le presentaremos este viernes 08 de JUNIO de 2018 en “Hasta que el cuerpo aguante”, desde Aguascalientes, México. 

* El orden en que se anuncian las canciones no necesariamente es el orden en que se presentarán durante el programa.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario